Seleccionar página

Como he contado en otra entrada de blog hace unos años que comenzamos a preparar nuestro propio pan en casa. En este tiempo hemos experimentado con diferentes recetas y tipos de pan. Sin duda los panes de pueblo o tortas son los que más nos gustan, por su miga compacta y su corteza greñada y ahora te daremos el secreto para que puedas hacerlo en tu propia casa sin depender del tipo de horno que tengas, ya que el nuestro es un horno de gama baja tirando a penoso.  Así que si quieres aprender cómo preparar pan  de pueblo de forma fácil no dejes de leer este post.
El pan de pueblo tiene todo un mundo detrás, muchos piensan que es el pan más rústico y el de menor categoría pero nada más lejano. ¿Sabías que hay panes con denominación de origen? Así es, como el foie gras, el jamón de Guijuelo y tantas otras exquisiteces. El pan no puede ser menos y tiene D.O. que resguardan tanto su origen como los procedimientos que debemos llevar a cabo en su producción. Algunos ejemplos entre otros son:

Pan de Payés

Este tipo de pan no se atribuye a una localidad en particular, es propio de toda la comunidad de Cataluña y se produce respetando la misma tradición desde hace 500 años. Es de forma redondeada y con una corteza dorada con una fina capa de harina.

Pan de Cruz

pan típico de Ciudad Real aunque se produce en toda la comunidad de Castilla La Mancha. Es un tipo de pan redondo, de textura lisa que toma su nombre de los cortes que se le hacen en su superficie.

Pan de Alfacar

como su nombre indica éste pan tiene origen en la localidad de Alfacar en la provincia de Granada. Presenta una corteza de color dorado y textura suave sin agregados de harina y una miga esponjosa de un color blanco.

De más está aclarar que todos éstos son panes de pueblo hechos con masa madre, ya que así se hacían en épocas de antaño. Ahora que ya te he hecho una introducción mínima al mundillo del pan de pueblo vamos a lo que nos interesa que es:

¿Como hacer pan de pueblo en casa?

A mí me gustan los panes rústicos hechos con una parte de harina de centeno y harina de molino de piedra, pero vamos que puedes utilizar la que más se ajuste a tus gustos o necesidades. Y aquí es donde te voy a dar un secreto que hará que tus panes den el salto a las grandes ligas.

Si te pasa como a mí que tienes un horno que es más un castigo que una bendición, no es necesario que inviertas dinero en un súper horno de última generación si no quieres o si no vas a hacer más de uno o dos panes a la vez. Buscando en internet encontramos una forma de cocción en olla, y sí éste es «el asombroso secreto del maestro panadero en casa». Y si pinchas en el botón que encontrarás al final de éste post te llevará a mi anterior publicación donde explico de una forma muy resumida cómo hacer pan en olla y sus beneficios, no te lo pierdas que te aseguro que fliparás de lo fácil que es y los resultados que puedes obtener.

Y por fin vamos a la receta que quiero compartirles hoy de mi pan de centeno y nueces. Este es un pan básico cuyas proporciones no están hechas con la famosa tabla o proporción del panadero y si no sabes a qué me refiero puedes estar atent@ que en próximas publicaciones explicaremos qué es.

Pan de trigo y centeno con nueces

Ingredientes:

  • 200 ml de agua fría
  • 100 gr de harina de centeno
  • 350 gr de harina de fuerza
  • 1,5 cucharadita de sal
  • 250gr de masa madre
  • 100 gr de nueces partidas

Preparación:

Te explicaré la forma en que a mí me da mejor resultado, no será la más ortodoxa ni quizá la más profesional pero para mí es muy efectiva y obtengo un pan muy bueno.

Primero debes disolver la sal en 180 ml de agua bien fría (reservas 20 ml) y mezclarlo todo con ambas harinas, ésta masa sólo la amasarás hasta conseguir un bollo medianamente uniforme y luego la reposarás cubierta en frío por 40 minutos para que haga la autólisis (éste es el proceso por el cual las células absorben agua y esto acorta el tiempo de amasado).

Transcurrido dicho tiempo la colocas en un bol y agregas la masa madre (si no sabes como hacer masa madre en casa puedes buscar el post donde te lo explicamos). Ya en este punto toca amasar, al principio parece que no se va a unir pero con paciencia lograrás un bollo uniforme y si está muy duro irás agregando poco a poco el agua que habías reservado. Punto a tener en cuenta, la masa debe quedar bien hidratada y pegarse un poco en las manos mientras amasamos, para lo que te recomiendo un amasado francés donde irás dando pequeños golpes a la masa y sin levantar debes arrastrar y posteriormente plegarla para que atrape aire en su interior y así lograrás un pan con miga aireada y unos alveolos de buen tamaño como los panes que ves en Instagram. Este amasado debes repetirlo hasta que la masa ya no se te pegue en las mano. Dejar descansar preferentemente en una cesta redonda enharinada y cubierto con un paño,  durante al menos hora y media donde leudará hasta doblar su tamaño y de ahí a la olla en mi caso o a la bandeja de horno.

En fase de cocción tendrás que experimentar y ajustar la temperatura  según el tipo de horno que tengas, en uno convencional  lo debes precalentar a 220 grados y cocerlo durante aproximadamente 50 minutos hasta que esté bien dorado y suene a hueco. Un detalle, si lo horneas en la bandeja tradicional, cuando metes el pan puedes echar un poco de agua en el fondo del horno en un recipiente para que genere vapor y transcurrido un tiempo lo debes retirar.

Ojo vuelvo a dejar claro que el tiempo de cocción varía mucho según el horno, es por esto que yo recomiendo hacerlo con el método de la olla, donde debes precalentar la olla en el horno a máxima potencia, luego colocas el pan en el interior de la olla y lo cocinas durante 30 minutos. Trascurrido este tiempo  retiras la tapa y lo cocinas hasta que esté bien dorado. Si quieres más detalles de este método puedes buscar mi anterior post.

Esperamos que prueben esta receta y se animen a hacerlo en casa, fijo que obtendrán resultados mucho mejores de lo que piensan.

En fase de cocción tendrás que experimentar y ajustar la temperatura  según el tipo de horno que tengas, en uno convencional  lo debes precalentar a 220 grados y cocerlo durante aproximadamente 50 minutos hasta que esté bien dorado y suene a hueco. Un detalle, si lo horneas en la bandeja tradicional, cuando metes el pan puedes echar un poco de agua en el fondo del horno en un recipiente para que genere vapor y transcurrido un tiempo lo debes retirar. Ojo vuelvo a dejar claro que el tiempo de cocción varía mucho según el horno, es por esto que yo recomiendo hacerlo con el método de la olla, donde debes precalentar la olla en el horno a máxima potencia, luego colocas el pan en el interior de la olla y lo cocinas durante 30 minutos. Trascurrido este tiempo  retiras la tapa y lo cocinas hasta que esté bien dorado. Si quieres más detalles de este método puedes buscar mi anterior post.
Esperamos que prueben esta receta y se animen a hacerlo en casa, fijo que obtendrán resultados mucho mejores de lo que piensan.