Seleccionar página
Son muchos los amigos que nos preguntan porqué hacemos el pan en una olla y no en una placa de horno convencional y es que si quieres lograr un resultado como de panadería tradicional con un horno penoso como el mío, la mejor opción es cocinar el pan en una olla, así que no dejes de leer éste post donde te contaremos cómo y por qué debes hacer tu pan de esta forma.
Ésta forma de cocer el pan no es para nada novedosa, la técnica utilizada se llama horno holandés y toma su nombre del tipo de olla que se emplea para el mismo. Estas ollas están hechas en su mayoría de fundición y pueden estar esmaltadas o no, pero todas cuentan con una tapa hermética.
Esto hace que la temperatura en su interior sea constante y en la misma proporción en toda el área de cocción. Es por esto que si tienes un horno muy malo no te va a impedir realizar unos panes de campeonato ya que no dependes del mismo sino de la olla.

Estas ollas son originarias de Holanda como su nombre indica. A principios del 1700 este país mejoró su calidad y producción de acero fundido con lo que comenzó a exportar también diferentes artefactos hechos de este material y en las colonias en USA cobraron una gran fama estas ollas para emplearlas como horno tanto a fuego directo como en calor pasivo o hasta enterrado en brasas.

Al igual que hoy estas ollas pueden ser utilizadas en fuego, vitrocerámica o inducción.
En el mercado hay muchas ollas similares pero nosotros recomendamos utilizar la marca Lodge (te dejaré el enlace en mi lista de recomendados)  que si bien no es originaria de Holanda pero es de una marca que lleva desde 1896 haciendo ollas y parece que saben lo que hacen, ya que sus ollas tienen 100 años de garantía lo que da tranquilidad de que no se deforma con el uso y su tapa continuará siendo hermética.

Ahora responderemos tu pregunta ¿Cómo cocinar pan en una olla?

El procedimiento es muy sencillo, debes precalentar la olla dentro del horno a máxima temperatura durante al menos media hora para que la olla llegue a estar realmente muy caliente, la retiras del horno con muchísimo cuidado de no quemarte y vigilando sobre qué la colocas ya que desprende mucho calor.
A continuación colocas el pan dentro le haces unos cortes y le colocas la tapa, posteriormente la regresas al horno y cueces el pan por 30 a 35 minutos, en ése momento retiras la tapa y continuas la cocción otra media hora o hasta que el pan esté bien dorado y suene a hueco.
Y eso es todo, verás el resultado y ya no volverás a cocer tu pan en una placa de horno.
Truco extra! Si quieres rizar el rizo y tienes una pipa de humo (te dejaré el enlace en mi lista de recomendados) cuando colocas el pan el la olla caliente puedes meter en la olla humo de encina, vid o Manzano y así lograrás un resultado como de horno a leña y ahí sí que tu pan entrará en el salón de la fama!

Presiona el botón si quieres tener acceso a un listado exclusivo de productos que recomendamos.